Separación: acción y efectos

Separación: acción y efectos
La acción de separación judicial propiamente dicha sólo puede ser interpuesta por uno de los cónyuges. Dicha acción tiene carácter personalísimo, por lo que los herederos no están legitimados para continuar el procedimiento.

La demanda por la que se ejercita la acción no tiene que basarse en causa alguna de separación, ya que actualmente la legitimación se fundamenta exclusivamente en el hecho de no querer seguir conviviendo.

El tiempo que ha de pasar para poder ejercitar la acción de separación es de 3 meses desde la celebración del matrimonio.

Es también necesario, tener en cuenta que la demanda de separación deberá ir acompañada de una propuesta de las medidas que hayan de regular sus efectos: propuesta unilateral, convenio regulador o resolución del procedimiento de mediación familiar.

Por otro lado, en virtud de lo dispuesto en el artículo 83 del Código Civil, podemos afirmar que la sentencia de separación produce la suspensión de la vida en común de los casados y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.

En este sentido, ¿cuáles serán los efectos de la sentencia?
  • La suspensión de la vida en común de los casados, sin que ello afecte al vínculo matrimonial existente entre ellos.
  • La cesación de la posibilidad de vincular los bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica con posterioridad a la suspensión de la vida en común de los esposos.
  • Liquidación del régimen económico matrimonial.

Copyright © Selva&Lorente - 669 140 526 - Abogado divorcios en Alicante Todos los derechos reservados