La cuantía y el pago en el crédito de participación

¿En qué se fundamenta el importe del crédito de participación? En la diferencia entre los patrimonios final e inicial de cada cónyuge.

¿Qué percibirá el cónyuge cuyo patrimonio haya experimentado menor incremento? La mitad de la diferencia entre su propio incremento y el del otro cónyuge. ¿Y si sucediera que sólo uno de los patrimonios arrojase resultado positivo? En tal caso, para el cónyuge no titular de dicho patrimonio, el derecho de participación consistirá en la mitad de aquel incremento.

¿Qué otras reglas recoge el Código Civil? La posibilidad de que se pacte una participación distinta a la establecida por un treinta por ciento en lugar de la mitad. ¿Con qué fin? Con el de salvaguardar la reciprocidad. En este sentido, la participación acordada deberá regir por igual y en la misma proporción respecto de ambos patrimonios y a favor de ambos cónyuges. La idea es que no se produzca una eventual lesión de los derechos hereditarios de los descendientes, por lo tanto no podrá pactarse una participación que no fuera por mitad de existir descendientes no comunes.

En cuanto al crédito de participación, ¿cómo deberá ser satisfecho? En dinero.

¿Y si median dificultades graves para el pago inmediato? En ese tipo de supuestos, el juez podrá conceder al cónyuge deudor un aplazamiento, siempre que el plazo del mismo no exceda de tres años y la deuda, así como sus intereses legales, queden suficientemente garantizados.

¿Y el pago mediante adjudicación de bienes? ¿Se admite? Sí, siempre que medie acuerdo de los interesados o concesión del juez a petición fundada del deudor.

Por último, en lo que concierne a la insolvencia del deudor, hay que decir que ésta otorga al acreedor el poder de impugnar las enajenaciones que el otro cónyuge hubiera hecho a título gratuito sin su consentimiento, así como las que hubiera realizado en fraude de sus derechos.

¿Por qué reglas se rigen las acciones de impugnación?
  • Su ejercicio tiene como presupuesto los casos en que no hubiese en el patrimonio del cónyuge deudor bienes para hacer efectivo el derecho de participación en las ganancias.
  • Caducan a los dos años de extinguido el régimen de participación.
  • No se darán contra los adquirientes que lo fueran a título oneroso y de buena fe.

Copyright © Selva&Lorente - 669 140 526 - Abogado divorcios en Alicante Todos los derechos reservados