ASUNCIÓN DEL PRÉSTAMO POR PARTE DEL MARIDO

Hoy vamos a comentar un supuesto en el que se produjo la asunción por parte del marido del préstamo por él concertado sin el consentimiento de su esposa y tras la ruptura matrimonial, que fue objeto hace siete años de sentencia, concretamente de la Audiencia Provincial de Álava. En este caso se presume que el préstamo no se destinó a necesidades comunes.


En el presente supuesto, el préstamo fue concertado exclusivamente por el recurrente el 29 de julio de 2006, con Santander Consumer por importe de 18.573 euros, sin condicionamiento ni consentimiento de la esposa, en una fecha en la que ya se había producido la ruptura de la relación, con medidas provisionales desde octubre de 2006 y se había dictado una orden de protección. Es por ello, que cabe presumir, a falta de prueba en contrario, que efectivamente el importe de ese préstamo no se destinó a las necesidades comunes.


En definitiva, a efectos de relaciones entre los cónyuges, la situación de ruptura determina la necesidad de justificar que la obligación contraída por uno solo lo fue en interés de ambos para que los bienes comunes respondan de la misma. El recurrente no justificó mínimamente que así fuera y por ello tuvo que cargar con la deuda que él solo asumió.



INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE