Dinero procedente de una herencia: ¿cómo se liquida?

El dinero procedente de una herencia recibida por uno de los cónyuges ha podido invertirse en la familia, en los gastos corrientes de la vida cotidiana o en la compra de un utilitario. Pueden plantearse dos supuestos en el caso de que la pareja se divorcie.


El primero plantea que la adquisición de la herencia haya tenido lugar antes de la disolución de la sociedad de gananciales. Así, según lo dispuesto en el artículo 1346 del Código Civil, tendría la consideración de bien privativo, salvo que se hubiera dejado a los cónyuges conjuntamente, en cuyo caso sería un bien ganancial. Por tanto, si es privativo, a la hora de liquidar deberá reflejarse como una deuda de la sociedad de gananciales frente al cónyuge que lo haya aportado, debiendo constar en el pasivo del inventario.


El segundo supuesto plantea que la adquisición de la herencia se haya hecho una vez disuelta la sociedad de gananciales, pero que después de la separación, los cónyuges hayan decidido reconciliarse. En este caso, el régimen aplicable será el de separación de bienes, y según la obligación de los cónyuges de contribuir al sostenimiento de las cargas del matrimonio, uno de ellos será deudor frente al otro del 50 de lo invertido en los gastos de sostenimiento familiar.


INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE