La custodia compartida

Ante una separación o la ruptura del vínculo matrimonial cuando la pareja tiene hijos a cargo, el Juez debe declarar bajo la responsabilidad de qué cónyuge van a quedar los hijos. Lo habitual es que, por las circunstancias económicas o sociales, los hijos queden bajo la custodia de uno sólo de los padres. Sin embargo, la ley quiere ante todo que los hijos tengan un contacto directo y regular con ambos padres, salvo que el Juez considere que, en atención al interés del menor, es preferible la custodia individual. Así, puede ocurrir que, en interés de los menores, se valore la posibilidad de la custodia compartida


Para determinarla, el Juez establecerá las medidas que deben adoptarse para mantener las relaciones familiares. Para ello, debe obtener los informes médicos y sociales correspondientes e intentará evitar la separación de los hermanos, si los hay. En este tipo de custodia, son muchas las cuestiones a decidir, como cuál será la vivienda familiar o la pensión de cada cónyuge. Se tendrán en cuenta diversos factores, como pueden ser la edad de los hijos y la opinión de éstos, el horario de trabajo de los padres para valorar la posibilidad de conciliarlo con el cuidado de los hijos, las aptitudes de los padres respecto a su manutención y educación, etc.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE