VIVIENDA Y MUEBLES: REGLAS ESPECIALES

1) ¿Qué se entiende por vivienda habitual? El lugar habitable en que se desarrolla actualmente, y con habitualidad, la convivencia familiar.

¿Y por muebles de uso ordinario? El mobiliario que está al servicio de la vivienda habitual y, por tanto, que está destinado a un uso familiar.

2) Cuando hablamos del derecho del cónyuge titular, ¿a que cabe hacer mención? A la protección, la cual se concede con independencia del título en cuya virtud se ocupa familiarmente la vivienda o se usan los muebles. Ya sean, propiedad de uno solo de los cónyuges o de ambos; hayan sido alquilados por uno o por ambos; así como cedidos gratuitamente a uno, o ambos.

3) ¿Para qué actos se requiere el consentimiento conjunto? Según el Código Civil es necesario [para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia], incluyendo también cualquier acto de disposición.

4) ¿Qué ocurrirá si ambos cónyuges prestan su consentimiento al acto de enajenación de la vivienda familiar o su mobiliario? Que dicho acto será válido y eficaz. En el momento en que falte el consentimiento de uno de ellos, el acto será anulable, a menos que se hubiera obtenido autorización judicial para realizar la enajenación.

5) ¿Perjudicará la manifestación errónea o falsa del disponente sobre el carácter de la vivienda al adquiriente de buena fe? No. De esta forma se protege al tercero adquiriente de la vivienda.

6) ¿Qué aspectos registrales conviene señalar? Cuando la ley aplicable exija el consentimiento de ambos cónyuges para disponer de derechos sobre la vivienda habitual de la familia, será necesario para la inscripción de actos dispositivos sobre una vivienda perteneciente a uno solo de los cónyuges que el disponente manifieste en la escritura que la vivienda no tiene aquel carácter.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE