Guarda y custodia

Guarda y custodia en Alicante

Si usted y su pareja no han visto otra opción que separarse por todos los problemas que tienen en su matrimonio, una de las cuestiones más relevantes y a su vez delicadas que hay que tratar a la hora de disolver el vínculo matrimonial son los hijos y que va a pasar con ellos a partir de la finalización del matrimonio.

Es conveniente llegar a un acuerdo o tomar una serie de medidas para que los hijos sufran lo menor posible y los padres lleven la situación de forma civilizada y sin causar daños a los menores. El divorcio es un proceso que afecta psicológicamente a todas las partes implicadas en él, especialmente a los hijos en común, que ven cómo se disuelve su unidad familiar. Por ello, los padres deberán tomar medidas que aseguren el bienestar de los hijos por encima de todo, puesto que son la parte más vulnerable tras un divorcio.


Tipos de guarda y custodia

Hay varias opciones en cuanto a la guarda y custodia de los hijos menores de edad. Habrá que tener en cuenta una serie de cuestiones como los horarios laborales o el salario entre otras, para valorar con quién es mejor que estén los menores.

Una de las situaciones más comunes es la custodia compartida. En ella, los progenitores dispondrán de la custodia de sus hijos durante periodos alternos de tiempo, como pueden ser 15 días o un mes. De esta forma, ambas partes podrán disfrutar del crecimiento y la educación de sus hijos, mientras estos pueden seguir manteniendo un vínculo estrecho con sus progenitores. Es la opción más común y beneficiosa pensando en el bien de los hijos.

También se podrá regular si los hijos cambian o no de vivienda dependiendo de quién posea la custodia de ellos. Sin embargo, lo más común es que se establezca una vivienda familiar fija y que los padres vayan turnándose, de esta forma el cambio de residencia no supone un quebradero de cabeza para los menores.

Por otro lado también hallamos otras soluciones como la custodia exclusiva, en la cual la custodia se otorga a uno de los progenitores mientras que el otro podrá visitar a sus hijos estableciendo un régimen de visitas, que permita determinar cuando y cuánto tiempo podrá pasar con ellos. El progenitor custodio tendrá la obligación de informar a la otra parte de todo lo relacionado con sus hijos: estudios, salud… El progenitor no custodio, por otra parte, cederá una pensión de alimentos para contribuir en todos los gastos generados por los menores y que se necesiten sufragar para su correcto desarrollo: material escolar, gastos médicos, etc.

Otra forma de guarda y custodia es la de la custodia distributiva, en la cual cada progenitor posee la custodia de parte de los hermanos. Esto se da en situaciones muy excepcionales en las cuales el Juez determine el beneficio que supone el establecimiento de esta medida, pero es la forma menos común que existe.

En todos los casos deberá primar el bienestar de los menores y que estos no pierdan la unión con sus padres o sus hermanos. Por ello, la opción que más peso tiene es la de la custodia compartida. Como ya decimos, el Juez se encargará de determinar la custodia más adecuada atendiendo a una serie de razones y excepcionalidades.

En el supuesto de que ninguno de los padres pudiera hacerse cargo de la custodia de los menores, bien por abandono familiar o por otras razones, el Juez podría establecer que la custodia recayera sobre un tercero, como pueden ser los abuelos u otros parientes cercanos que pudieran encargarse del cuidado y la manutención de los pequeños.

Mediante el Convenio Regulador se fijarán las medidas que deberán cumplir ambas partes tras el divorcio. Estas medidas acordadas pueden ser modificadas posteriormente por determinadas causas, como pueden ser económicas o laborales. Puede darse el caso de que uno de los padres haya obtenido un trabajo en el extranjero, por lo cual los periodos de la custodia podrían variar.

Otra de las razones por la cual pueden modificarse las medidas establecidas en la guarda y custodia son por necesidad de los menores. A medida que van creciendo y entran en la adolescencia, sus horarios cambian y pueden necesitar más tiempo para ellos mismos, para disfrutar de sus amigos o para realizar viajes y excursiones con el instituto. Por ello, las medidas sobre los menores establecidas en el Convenio Regulador podrán variar, siempre teniendo en cuenta el bienestar de los hijos.


En nuestro despacho de abogados en Alicante le ayudaremos a conseguir lo que desee para que el Juez dictamine a su favor, siempre y cuando cumpla con una serie de requisitos que aseguren el bienestar de sus hijos.

Nosotros nos encargaremos de todos los trámites, ya que sabemos que el divorcio no es un proceso sencillo y menos si hay hijos de por medio. En Abogado Divorcio Alicante integramos a diversos especialistas en la materia; deposite su confianza en nosotros y todo irá bien.

Le asesoraremos en todas las cuestiones relativas a su divorcio o separación, entre las cuales se encuentra la guarda y custodia o el establecimiento de un régimen de visitas para el progenitor no custodio, cuestiones que tienen un alto impacto en la vida de los menores y que deberán ser analizadas de forma pormenorizada. También le ayudaremos a determinar la cuantía de la pensión de alimentos para poder sufragar los gastos de los menores, y otros detalles relativos al proceso de disolución del vínculo matrimonial, como la pensión compensatoria o la liquidación del régimen económico matrimonial.

Si está pensando en disolver su matrimonio, le ayudaremos con todos los trámites que implica el inicio de un proceso de divorcio. También podremos ayudarle sobre la forma más adecuada de disolver su unión, puesto que podrá elegir entre un divorcio, la opción definitiva para desvincularse de su cónyuge, o una separación, en la cual podrá retomar si lo desea su matrimonio o, en caso de no haber resuelto sus diferencias, podrá resolverlo con un divorcio. Contacte ahora con nuestro equipo de Abogado Divorcio Alicante y compruebe nuestra profesionalidad.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE